Por primera vez, Private te trae una escena hardcore con dos hermanas gemelas reales, ¡bienvenidas Eveline Dellai y Silvia Dellai! Es la fantasía de todos los hombres, pero los sueños de este semental se cumplen en las hermanas niñeras, se deja caer los pantalones y le hacen una doble mamada. Luego, este trío se vuelve simplemente increíble a base de follar esos coños locos que solo puede ser seguido con un anal de lujo. Después de que sus culos hayan sido dilatados por su monstruosa polla, Silvia se gana un creampie muy pegajoso y luego deja que el jugo caiga en la boca hambrienta de su hermana.
Wild Dellai twins like to have threesomes with young, innocent guys ruining their sex life forever, because nothing will ever match the experience of fucking twins. Eveline and Silvia are two young with a sculpted bodies, seem a lot, even some may think they are sisters, they share everything and also a hard cock.
Estamos ante uno de los mejores vídeos que he compartido jamás sobre la temática "viejos con jovencitas", de verdad que váis a flipar con el morbazo que tiene este par de gemelas llamadas Silvie Dellai y Eveline Dellai, hermanas de sangre viven en un apartamento donde juntas hacen su vida de adolescentes descontroladas. Las hermanas, se levantan a media tarde tras pasar una noche de borrachera y sexo, deciden bajar a la calle, se cruzan con un hombre que podría ser su abuelo, está a punto de cerrar su tienda, y ellas le piden pasar para hacer unas compras de última hora, el acepta, una vez dentro las chicas empiezan a hacer preguntas indiscretas, piden descuentos y a cambio se ofrecen como moneda de cambio, el viejo acepta y se las folla por turnos mientras cada hermana graba a la otra, que morbazo señores, que morbazo!
Una de nuestras productoras preferidas nos trae un trio con las hermanas Zee, solo se puede diferenciar que una es un poco mas alta que la otra y que una tiene tatuajes, Lady Zee, Sandra Zee. Veremos como estas chicas comienzan en el mundo de la prostitución, como dominan la polla de su cliente metiéndosela en esos coño bien húmedos para concluir con una fiesta muy lechosa.